Drosophyllum

Drosophyllum lusitanicum negro

Las Drosophyllum son plantas carnívoras terrestres también conocidas como pinos-rocío o pinos portugueses. Son un género monoespecífico de insectívoras pertenecientes a la familia de las plantas anglospermas de la familia Drosophyllaceae, siendo su planta más representativa la Drosopyllum lusitanicum. Esta familia se ha creado muy recientemente, puesto que antes Drosophyllum se atribuía a las Droseraceae.

Los pinos de rocío por lo general no superan el metro de altura, sin embargo se han dado casos de plantas de más de 1.5 metros. Poseen hojas verdes pálidas de unos 25 cm, estrechas y lineales terminadas en punta, con bordes enrollados. La cara inferior es convexa y la superior cóncava, con un canal longitudinal. Sus flores son amarillas formadas por cinco sépalos y cinco pétalos, se abren durante el día y se cierran por la noche, floreciendo en verano.

Características de la Drosophyllum Lusitanicum

Estas plantas carnívoras son son de tipo semi arbustivas, con un tallo que se hace leñoso con los años. Las hojas son largas y estrechas y están cubiertas por tentáculos y otras glándulas. Los tentáculos segregan gotitas de mucílago, una especie de pegamento utilizado para cazar insectos y tienen un color rojo en la punta. Es curioso que las hojas jóvenes se enrollan hacia fuera.

Cuando las hojas se secan y mueren no se separan de las plantas, sino que se quedan colgando del tallo de forma similar a las palmeras, en contraste con las hojas más jóvenes y verdes (parece que esto puede ser útil para atraer presas). Este fenómeno es posible debido al ambiente seco donde crece la planta, ya que de lo contrario las hojas muertas se pudrirían. El olor de la planta es bastante intenso y agradable, como a miel. Sus flores tienen un diámetro de unos 3 centímetros y son amarillas. Las raíces, largas y muy sensibles, permiten que la planta sobreviva a la sequía en verano. Existe la idea de que estas plantas pueden conseguir agua de la niebla marina en épocas de sequía de forma similar a los cactus, sin embargo esto parece poco probable sobre todo en zonas alejadas de la costa. Estas carnívoras pueden vivir más de 5 años.

Drosophyllum lusitanicum salvaje
Planta pino rocíe en su árido hábitat natural

Drosophyllum, planta carnívora de España

Las plantas carnívoras Drosophyllum pueden ser encontradas en su hábitat natural en Portugal, el Sudoeste de España y Marruecos. Se encuentra en la península ibérica, a lo largo de casi todas la costa portuguesa, a ambos lados del Estrecho de Gibraltar y en las zonas costeras del sudoeste español con la excepción del Golfo de Cádiz en Andalucía. Existen también otras dos pequeñas poblaciones en Ciudad Real y Córdoba, así como localizaciones concretas en Extremadura, como en la zona de Coria. El Drosophyllum, también llamado rosolí portugués, crece sobre suelos rocosas y arenosos así como en pinares. Por la destrucción de su hábitat, hoy en día sólo queda en torno a un 20% de su población original.

Mapa Drosophyllum
Localización de Drosophyllum, planta mediterránea presente en España, Portugal y Marruecos

Trampa de las Drosophyllum pino rocío

Las plantas carnívoras Drosophyllum utilizan una trampa pegajosa pasiva y digieren a sus presas de forma activa. Los insectos son atraídos por el fuerte olor a miel que despide la planta y por sus relucientes gotas de una secreción viscosa aromática. Cuando se posan sobre las hojas, las presas quedan pegadas a unos tentáculos, que cada vez segregan más pegamento, de ahí su nombre atrapamoscas. Conforme más se mueven, quedan retenidos a una mayor cantidad de tentáculos por el forcejeo. Los insectos mueren pronto ahogados por el mucílago o simplemente de inanición puesto que no pueden moverse y alimentarse. Son degradados por enzimas digestivas y los nutrientes son absorbidos por las numerosas glándulas sobre las hojas con fin de obtener nitrógeno necesario para su correcto desarrollo.

Los parientes más cercanos a las Drosophyllum son Drosera, Nepenthes y Triphyophyllum. Con los tres géneros comparte muchas características, pese a que a priori pueda parecer que no guarda mucha relación con las Nepenthes. Las Drosophyllum han jugado un papel muy importante en la investigación del orgánulo celular conocido como aparato de Golghi, que se encarga parcialmente de la producción de pegamento de estas plantas carnívoras.

¿Cómo cuidar una planta carnívora Drosophyllum?

Cultivar Drosophyllum es algo difícil puesto que las raíces son muy sensibles y el riego puede ser algo complicado con el método de la bandeja. Necesita mucho aire fresco por lo que recipientes cerrados no son apropiado y necesita macetas grandes con suficiente profundidad. El mejor sitio para cultivar estas plantas carnívoras es en el exterior. Vive en suelos ricos en hierro y pobres en nutrientes.

Alimentación

La Drosophyllum realiza la fotosíntesis como algunas otras plantas carnívoras, lo cual les otorga algo de energía. Sin embargo, la mayor fuente de nutrientes la obtienen de los insectos, que son atraídos por el olor a miel que desprende la Lusitanicum y por las relucientes gotas del viscoso mucílago. Debido a esto no requiere de abonado y vive en suelos áridos con pocos nutrientes. Si cultivamos nuestra propia Drosophyllum, no es necesario alimentarla, ya que la misma planta obtendrá su comida de forma natural.

Luz y temperatura ideal para la Drosophyllum

Nuestra pino de rocío será lógicamente más fácil cultivar en un clima similar al de su hábitat de donde son endémicas, como la costa meridional española. En verano generalmente la temperatura oscila entre 20 y 40ºC, mientras que en invierno baja a unos 10ºC, si bien tolera heladas ligeras.

Drosophyllum con mosca

Con respecto a la luz, de igual forma lo ideal es asemejarse a su habitat natural. Estas plantas crecen mejor en el exterior recibiendo aire fresco pero ésto no siempre es posible. Requieren de mucha luz directa durante todo el año, que toleran sin problema.

Agua y humedad para las plantas carnívoras Drosophyllum

El riego de las Drosophyllum es lo más importante para tener éxito en su cultivo. El sustrato no debe secarse completamente pero tampoco mojarse, nuestra planta requiere un balance óptimo intermedio de humedad. Durante el invierno y la primavera se debe mantener el sustrato más húmedo que en otoño y verano. La maceta conteniendo a la planta (que debe ser de un material poroso), se puede meter en otra más grande de plástico con un fondo cubierto por una generosa una capa de drenaje, tipo bolas de arcilla, y rellenando con turbia rubia mojada el espacio entre ambas macetas. El agujero para drenar la maceta deberá estar cerrado. Ahora sólo tenemos que asegurarnos de mantener la turna entre las macetas mojada y de que la planta recibe la suficiente humedad a través de la maceta interior porosa.

Drosophyllum con fondo negro

Otro método más sencillo sería utilizar una maceta más grande, de al menos 40 centímetros, rellenar una cuarta parte con bolsa de arcilla para el drenaje y el resto con substrato. Debemos regar por estancamiento de vez en cuando, pero siempre de forma moderada. Nunca debemos regar estas plantas por arriba y ante la duda siempre es mejor regar poco que demasiado. La humedad de nuestras plantas no deber sobrepasar el 40%.

Sustrato

Las raíces de nuestra Drosophyllum Lusitanicum son extremadamente sensibles por lo que hay que tener mucho cuidado, no se deberá transplantar o sacar de la maceta ya que si las raíces se dañasen, nuestra planta estaría perdida. Por esto es imprescindible el usa de macetas muy grandes, como mínimo de 20 cm de diámetro y de material muy poroso como arcilla. El substrato debe drenar muy bien, e idealmente podemos utilizar una composición de 40% turbia rubia pura, 40% de arena de cuarzo, 10% corteza de pino troceada y 10% perlita.

Como curiosidad, esta planta se adapta muy bien a zonas que han sido previamente quemadas (especie postfueguícola). Esto es debido a que aprovecha los claros generados por el fuego para desarrollarse, y puede vivir en suelos muy pobres (al ser carnívora) y muy secos.

Reproducción de las Drosophyllum atrapamoscas

La reproducción de estas plantas carnívoras sólo es posible mediante semillas, las cuales se producen en grandes cantidades por las plantas durante los periodos tras las inflorescencias de marzo a junio. Para que este método sea lo más efectivo posible, las semillas se pueden pulir ligeramente con papel de lija o tratarlas como hormonas de raíces. A finales de invierno o principios de primavera se siembran directamente en la maceta definitiva, ya que como hemos mencionado anteriormente será imposible trasplantar estas insectívoras posteriormente, por pequeñas que sean, debido a la delicadeza de sus raíces. Se cubren las semillas con unos milímetros de sustrato húmedo. Es normal que se pierdan plantas cuando estas alcancen unos 4 centímetros, así que mejor asegurarse de plantar suficientes para que algunas puedan sobrevivir.

¿Dónde comprar Drosophyllum Lusitanicum?

La Drosophyllum lusitanicum no es una planta que se encuentre fácilmente en viveros, ni siquiera en tiendas especializadas. Como hemos comentado anteriormente, las semillas tardan mucho en germinar, y el ritmo de crecimiento es bastante lento, lo cual justifica su escasez, y cuando se ponen a la venta lo normal es que el precio sea más alto que el de otras plantas carnívoras.

Aún así, aconsejamos contactar directamente con los viveros más cercanos a donde se quiera cultivar, a ser posible especializados en carnívoras. Dada su delicadeza no es una planta que se encuentre online fácilmente aunque sí sus semillas, lo cual supone un buen reto para un jardinero de plantas carnívoras!