Dionaea Muscipula

Dionaea muscipula o Venus atrapamoscas
Dionaea muscipula, también conocida como Venus atrapamoscas

La Venus atrapamoscas o Dionaea muscipula es la planta carnívora más famosa, fácilmente identificada por sus trampas en forma de cepo con aparentes dientes alrededor. Es una especie endémica de humedales de la zona este de Estados Unidos, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Florida, en un clima cálido, similar al mediterráneo. Es la única especie perteneciente al género de las Dionaeas.

La Dionaea muscipula es más pequeña de lo que comúnmente se piensa. Los llamativos cepos de la atrapamoscas son sus hojas y pese a que también realiza la fotosíntesis, obtienen la gran mayoría de su energía de los insectos capturados. El mecanismo de captura requiere de mucha energía por parte de la planta, por lo que activarlo de forma constante sin una presa con valor nutritivo para la atrapamoscas podría ser fatal.

Habitat venus atrapamoscas, endémica de estados unidos
La Venus atrapamoscas es endémica de los pantanos de Florida en EEUU

Trampas de las Dionaeas atrapamoscas

Las Venus atrapamoscas se caracterizan por sus icónicas trampas de tipo cepo. Estas trampas realmente son las hojas de la venus, y permanecen abiertas a la espera de que se posen presas para cazar. Disponen de varios pelitos en el interior llamados tricomas sensitivos, que sirven como mecanismo de activación, detectando cuando un insecto se posa en su interior. La efectividad de estas trampas es muy alta, siendo muy difícil para las presas escapar y se cierra en aproximadamente una décima de segundo.

En el momento que estos lóbulos detectan el movimiento de una presa como puede ser una mosca, mosquito, arácnido o cualquier otro pequeño insecto, se cierran rápidamente evitando que éste pueda escapar. En ese momento comienzan a generar enzimas que digieren a la presa para obtener todos sus nutrientes. Este proceso suele durar entre una semana y un mes, abriéndose y dejando como residuo el exoesqueleto de la presa.

Éstas trampas consumen mucha energía para la Dionaea muscipula, por lo que jugar a que cierre los cepos sin presa para consumir puede ser eventualmente fatal para la planta. En caso de que se cierren estas trampas pero no capturen ningún insecto, tardan entre 1 y 3 días en volver a abrirse, dispuestas de nuevo para cazar.

¿Cómo cuidar una Venus atrapamoscas?

Las carnívoras son unas plantas un poco delicadas que requieren cuidados específicos y pueden ser algo complicadas en comparación con otras especies. La Dionaea muscipula en particular es de las carnívoras que requieren menos cuidados, por lo que es una buena opción para empezar en el cultivo de las insectívoras, además de ser una especie muy vistosa.

Con buenos cuidados esta planta puede llegar a vivir 25 años, aunque esto es ya para jardineros más expertos, puesto que generalmente no vive más de 5 años en el interior. Veamos como cuidar una Dionaea Muscipula de forma sencilla.

Aclimatación

Lo primero a tener en cuenta son los cambios de entorno cuando transportamos nuestra planta a su nuevo hogar. Al ser muy delicadas lo ideal es que esta sea lo más suave posible en términos de temperatura luz y humedad. Las venus atrapamoscas son plantas de raíces débiles que no conviene cambiar de maceta a menos que sea estrictamente necesario. La mejor época para realizar esto sería cuando entra en estado de hibernación. Es importante intentar mantener las condiciones del entorno desde donde la estamos moviendo al menos durante unos días para evitar cambios bruscos.

Alimentación

Nuestra Dionaea realiza la fotosíntesis, por lo que la alimentación con insectos no suele ser necesaria. Cazar bichitos le dará más fuerza y nuestra venus lucirá más grande y con mejor color, pero no es algo indispensable. Generalmente no es necesario alimentarlas, puesto que cazan sus propias presas sobre todo cuando están en el exterior. Si queremos alimentarlas, podemos darle un insecto cada una o dos semanas con sumo cuidado. Cuidado con darle presas demasiado grandes puesto que no es conveniente que nuestra planta realice sobreesfuerzos y se debilite.

Luz

Por el clima de estas plantas, necesitan bastante luz solar, pero no demasiada de forma directa. Dependiendo de la época del año demasiada luz directa podría quemar a nuestra planta, sobre todo en verano que el sol es más fuerte. Normalmente exponer a nuestra planta a sol directo durante 2-5 horas y luz indirecta durante el resto del día es una buena relación. Si está en el exterior se puede proteger bajo una planta más grande que le dé sombra durante gran parte del día, emulando su hábitat natural, los manglares cenagosos cercanos a florida, en USA.

Dionea Muscípula verde iluminación
La atrapamoscas puede crecer en el interior con buena iluminación

Temperatura

La Venus atrapamoscas no es una planta tropical por lo que requiere de climas más suaves con variaciones entre estaciones. Es un clima similar al mediterráneo, donde en verano puede aguantar cerca de 30º, mientras que en invierno no es recomendable que baje de los 5º. En épocas frías entra en período de dormancia, y de no ser así se debilita y muere tras un tiempo.

Agua y humedad

Como la mayoría de las insectívoras, la Dionaea muscipula requiere de un clima húmedo emulando el de su origen, entre un 40 y 70% de humedad ambiental. Conviene regarla por inundación, por ejemplo poniendo una bandeja con agua bajo la maceta donde tengamos nuestra planta para que absorba el agua necesaria. El agua para regarla debería ser de lluvia, destilada, u obtenida mediante un proceso de ósmosis inversa, pues el agua corriente del grifo contiene muchos minerales y podría matar a nuestra venus. Con un dedo o dos de agua en la bandeja debería ser suficiente y una vez se acabe podemos esperar a que seque el sustrato de la planta antes de volver a rellenar para evitar que se pudra y crezcan hongos indeseados.

Sustrato

Las plantas carnívoras obtienen la mayoría de su energía de los insectos que capturan, y la Diana atrapamoscas no es una excepción. Requieren de un substrato bastante pobre en minerales puesto que si no sus raíces podrían debilitarse. Un sustrato aireado que retenga humedad es ideal como puede ser una mezcla de perlita y turba rubia. No se deben abonar puesto que sus raíces se abrasarían.

Reproducción

La venus atrapamoscas se puede reproducir de forma sexual o asexual. La más sencilla es la primera y conviene realizarlo en periodo de dormancia, en invierno. Desenterrando la planta podremos fácilmente ver las diferentes secciones de las raices, las cuales se pueden separar de forma sencilla, tipo esquejes.

Es posible reproducir la planta también de forma sexual por floración. Dispersando el polen entre diferentes flores de manera tradicional conseguiremos que nuestra Dionaea Muscipula fecunde. Hay que tener en cuenta que esta planta se puede autofecundar, aunque las partes reproductivas masculinas (estambres) florecen antes que las femeninas (pistilos), precisamente para evitar la esto. De esta forma producirán menos semillas, las cuales aparecen en unas 5 semanas y tras caer están listas para plantar.

¿Dónde comprar Venus Atrapamoscas online?

La reciente popularidad de este tipo de plantas carnívoras ha hecho que sean una especie de lo más accesible, pudiéndola encontrar en muchas tiendas comunes como puede ser Ikea. Pese a que la mejor opción sigue siendo un invernadero o jardín botánico la primera decisión a tomar sería si queremos comprar semillas de venus atrapamoscas o preferimos directamente la planta.

La compra de semillas tiene las ventajas de que son más baratas y fáciles de transportar así como poder plantar nuestra Dionaea Muscipula y verla germinar. Por contra, comprar la planta en lugar de semillas nos da la facilidad de obtener una planta ya crecida con menos dificultad, a un precio ligeramente mayor conllevando algo más de dificultad en su transporte. Si estáis interesados en comprar una venus atrapamoscas o sus semillas, aquí te dejamos las mejores ofertas de amazon: